Inicio‎ > ‎Notas‎ > ‎

Wikileaks en la pantalla

publicado a la‎(s)‎ 13 ago. 2016 7:28 por Frida V. Rodelo   [ actualizado el 16 ago. 2016 14:06 ]
La incursión de la plataforma Wikileaks sin duda ha cambiado la historia. Aquí algunos materiales para conocer más sobre este tema:

En Netflix se encuentra disponible el documental We Steal Secrets (Alex Gibney, 2013), el cual ofrece un buen panorama acerca de Wikileaks, pero sobre todo sobre su creador, Julian Assange. Sin embargo, el documental hace demasiado énfasis en criticar las consecuencias del extremo libertarianismo informático abanderado por Assange. Asimismo, hace esto dedicando un buen pedazo de la narrativa a hablar sobre la personalidad de este hombre y también sobre los conflictos personales del soldado Bradley Manning, el denunciante (whistleblower) que se encargó de filtrar los documentos clasificados estadounidenses de los casos más sonados. Por consiguiente, me parece que declina la oportunidad de analizar las posibles contribuciones positivas de las filtraciones, así como de introducir voces que desarrollen una reflexión acerca de la colisión entre la seguridad nacional y el derecho a la información, así como un análisis más balanceado acerca de la responsabilidad jurídica de un actor (Wikileaks) que funge como intermediario (a la manera de un medio de comunicación).

Por supuesto, siendo este documental un documento secundario, nos da una idea del tema al tiempo que nos impulsa a continuar informándonos esta vez en fuentes primarias. El propio Assange publicó un libreto anotado del documental al cual se le puede echar un vistazo.

En el terreno del thriller, el filme Fifth Estate (Bill Condon, 2013) ofrece una dramatización de la trayectoria de Wikileaks que se centra en los dilemas morales que plantean sus actividades: Como en una balanza, ¿cuándo debe ponderarse la búsqueda del bien común (el derecho colectivo a saber) sobre el derecho a la privacidad de los individuos? ¿De qué manera puede ocasionarse daño? ¿Deben editarse o no los documentos antes de su divulgación para proteger los datos personales? El guion se basa en una memoria escrita por Daniel Domscheit-Berg, socio de Assange quien terminó al poco tiempo peleado con este, debido a las diferencias entre las posturas morales desarrolladas en la película. Parece que por consiguiente eso explica que, Assange, interpretado por un Benedict Cumberbatch con una terrible peluca, sea pintado como un loco extravagante, y Domscheit-Berg como un tipo sensible y prudente. Uhmmmmmmmmm. Para balancear las cosas, pica acá para leer una transcripción de una charla entre un grupo de expertos opinando acerca de la fidelidad de la película

Este post continuará...

Comments